Mi mano izquierda: tarea no solo para un fin de semana

TAREAS DEL HOGAR QUE LOS NIÑOS PUEDEN ASUMIR SEGÚN LA EDAD
16 Enero, 2018

Mi mano izquierda: tarea no solo para un fin de semana

Momento de comenzar a jugar con papá y mamá, actividad “aterradora” y en ocasiones “agotadora” para nosotros los adultos, cuando quizás ya se nos ha olvidado hacerlo y la mente se encuentra enfocada más en organizar y procesar continuamente información.

Cada padre sabe qué hacer con su hijo desde pequeño. Por ejemplo, el masaje después del baño con la crema relajante, pasando las manos de esa madre o ese padre llenas de amor por todo su cuerpo. Esto hace que ese pequeño crezca tomando conciencia de su cuerpo, de sus emociones y de su ser.

Momentos como caminar descalzos sobre el césped no solo le ayudan al pequeño, nos ayuda más a nosotros, quienes hemos olvidado disfrutar de espacios que nos permitan realizar conexiones por largo tiempo inactivas pero que se encuentran totalmente activas en el pequeñín que sostenemos.

Quítate los zapatos, deja de pensar en aquello que necesitas o que tienes que hacer, siente las piedras que pueden activar tu cuerpo, el cambio de temperatura que hay en el suelo, déjate sorprender de algo tan común como sentir el césped mojado. Cierra tus ojos y toca lo que tienes a tu alrededor, déjate “exprimir” por la fuerza de un infante. Deja que no solo tu mano derecha o dominante toque, contamos con dos lados, uno izquierdo y uno derecho, proceso vital para los diferentes aprendizajes y para mantener joven nuestro cerebro.

En ocasiones utilizar la mano no dominante puede generar algo de frustración al no poder realizar la actividad “perfectamente”. Esto genera la necesidad de tener que buscar soluciones y aumentar la tolerancia, la paciencia.

Al definir la lateralidad, la mano/lado dominante está activo noche y día, mientras que el otro solo por pocos momentos, como apoyo. Es completamente recomendable que los niños pequeños, quienes aún no han definido su preferencia que los catalogue como zurdo o diestro, trabajen diariamente con ambos lados del cuerpo, con el fin de fortalecer ambos hemisferios cerebrales. Con la práctica y poco a poco se irá mejorando la “torpeza” inicial en el movimiento. Algunas ideas para estimular el uso de los dos hemisferios cerebrales en la cotidianidad podrían ser: comer con una mano y luego con la otra. Que no importe que haya regueros. Ayudar a lavar el plato con esa mano e intentar que no se caiga por el jabón. Restregar aunque no se sepa en un primer momento hacia dónde va el cepillo o la esponjilla. Jabonar el cuerpo con esa mano.

Todos deberíamos realizar las actividades diarias con ambos lados del cuerpo, aunque nos sintamos como niños de preescolar. Anímense a tomar el lápiz y comenzar a escribir palabras tan sencillas como el nombre, frases y luego poder llegar a escribir pequeños párrafos, desarrollando leves trazos.

Recuerden, el propósito es estar despierto, tanto los padres como el niño.

Ma. del Pilar Mendoza Bautista
Licencia en Educación Primaria
Profesora de Estimulación Temprana