MOMENTO…. EL DISFRUTE DEL SILENCIO

El mundo fantástico de la estimulación musical
15 enero, 2020

Los niños estaban acostumbrados a finalizar el recreo y continuar con las actividades del día a día sin detenerse. Este espacio se ha convertido en un momento “mágico” que se puede realizar a lo largo del día, cuando la maestra lo considere necesario.

Es signo de cariño, intimidad, paz, unión, es estar con ellos mismos, con sus pensamientos, sus sueños y deseos. Cada uno se convierte en el “compositor” de su propia melodía interna, física y emocional.

Recordando que el silencio no es el “tuyo” es el de cada uno, es el que les permite entrar en su “niño interior”. El silencio favorece su desarrollo sensorial, emocional, físico y sus procesos de atención y autorregulación.

Es a través de estos momentos donde el niño llega a la calma. Es un momento que nos lleva a reflexionar sobre la grandeza y belleza de cada uno.  Hay una frase de Rumi que dice: “Cuando los labios están en silencio, el corazón tiene cien lenguas”.

Hago una invitación para que en casa dispongan de algún momento donde todo quede tranquilo, sin televisión, música, celular o computador o incluso puedan acudir a un parque donde la naturaleza les permita apagar su “ruido interno” y así lograr relajarse para escuchar su propio ser. También puede ser un día a la hora de comer, evitando el sonido de cualquier dispositivo electrónico.

No hay mejor manera de disfrutarlo que experimentarlo y probarlo.  Desde el silencio nace la quietud, cobra forma la conciencia.  El silencio se convierte en la llave hacia nosotros mismos.

img

Amalfy García

Profesora titular nivel Jardín